Hay miles de maneras de atraer la mirada del consumidor hacia nuestro punto de venta. En este caso, la cadena de belleza Sephora no sólo atrae su vista, también su oído, su cuerpo y toda su atención a través de la música y el baile de sus empleados. María Mercedes Botero nos trae este ejemplo de Dancing Marketing desde los Campos Elíseos de París, Francia.