No hay mejor forma de vender un producto que dándolo a probar al público. Este humorista toma las calles de Barcelona como escenario propio y muestra su arte y gracia frente a un público improvisado, pero bien agradecido. Un buen ejemplo de Urban Marketing en la capital catalana.

Anuncios