El CEO de la Texas Armoring Corporation es puesto detrás de un vidrio a prueba de balas, fabricado por la compañía para la que trabaja, mientras que un empleado le dispara con una AK-47.

¿Dispuesto a recibir una bala? Eso es creer en tu producto.

 

Anuncios