Hablando de consumismo… la navidad es la época de consumo por excelencia. Además de los habituales regalos, la diseñadora Lee Ki Seung propone recordar que las navidades no son alegres para todos, y que no hay mejor regalo que las donaciones de sangre para aquellos que las necesitan. Raro como suena, la diseñadora argumenta:

“En general, las personas tienden a tener una reacción un poco rígida ante las donaciones. Este fenómeno ha causado una dedicación pasiva hacia los seres humanos y las vidas humanas. Naturalmente, ha debilitado el vínculo entre la humanidad, así es que yo sugiero un nuevo diseño de bolsas de sangre y esperanza para inspirar un boom de donación de sangre activa alrededor del mundo, y dedicarnos a mejorar la calidad de nuestras vidas. Con la donación cálida y placentera, las personas se pueden sentir un poco como Santa Claus. También, las “botas” denotan bienestar y amor compartido”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios