El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Pont des Arts fue el primer puente metálico de París, construido a principios del siglo XIX y remodelado en 1984. Sin embargo, este emblemático puente de la capital francesa, no es famoso por este dato, ni por el hecho de permitir unas vistas preciosas sobre la ciudad, es conocido por ser el Puente de los Enamorados.

Allí, los amantes pueden jurar amor eterno de una manera más explícita que con simples palabras. La tradición dicta que deben amarrar un candado con sus nombres escritos o grabados al puente y tirar la llave al Río Sena, de manera que su amor permanezca atado a París por los siglos de los siglos.

Sin embargo, en 2010, el alcalde de ese entonces, Bertrand Delanoë, tomó la mala decisión de que tanto candado podía perjudicar a la estructura, mandó a retirar todos los candados y prohibió esta legendaria práctica.

Fueron muchos los enamorados los que sufrieron la ruptura de su promesa de amor, y muchos más los turistas que, indignados, perdieron la oportunidad de jurar amor eterno con sus parejas.

¿Qué es más importante, la estrucutra de un puente o su significado emocional para ciudadanos y turistas, como emblema de lo que, precisamente, identifica a París: La ciudad del amor?

Por suerte, se levantó la prohibición y, como podemos ver en las imágenes, el Pont das arts vuelve a ser lo que era: el lugar perfecto para enlazar tu amor a la ciudad más romántica del mundo.
Imagen blanco y negro: http://salonkritik.net/08-09/paris_amoureux_du_pont_des_arts.jpg
Imágenes de los candados: Cortesía de Sabrina Eidelman

Anuncios